"MIRA QUE TE MIRA"

La contemplación es una mirada de fe fijada en Jesús en silencio, una amorosa atención. Es un don y una gracia de Dios. Los teólogos han escrito volúmenes sobre lo que ha sido llamado por el Catecismo de la Iglesia Católica "la expresión más simple del misterio de la oración", sin embargo, cuando la Iglesia Católica quiere enseñar a alguien sobre la oración contemplativa, invariablemente los dirige a Santa Teresa de Jesús, Doctora de la Iglesia y Fundadora de la Orden Carmelita Descalza. Santa Teresa es una especie de santa "realista" que puede explicarnos la oración en los términos más comprensibles y sencillos. "La oración contemplativa", dice Teresa, "en mi opinión no es más que un intercambio cercano entre amigos, significa tomarse el tiempo con frecuencia para estar a solas con Él, quien sabemos que nos ama".

Santa Teresa sufrió durante años como religiosa la incapacidad de orar, por lo que da algunos consejos sólidos a quienes luchan mientras buscan el Rostro de Dios en la oración: "Nunca dejes de lado la Sagrada Humanidad de Cristo". No podemos venir al Padre, excepto por medio de Él. La intimidad con Jesús nos lleva a la vida de la Trinidad. “Si podemos, deberíamos ocuparnos de mirar a Aquel que nos está mirando; hazle compañía; habla con Él; ora a Él; humíllate ante Él; disfruta de Él”. Santa Teresa se quejó de que no tenía mucha imaginación, por lo que le resultó útil tener una imagen de Cristo a la que mirar mientras oraba, especialmente una imagen de Jesús en su pasión. “Habla con Él como con un Padre, un Hermano, un Señor y un Cónyuge, y algunas veces de una manera y otras de otra. Él te enseñará lo que debes hacer para complacerlo... Recuerda lo importante que es para ti haber entendido esta verdad: que el Señor está dentro de nosotros y que debemos estar allí con Él "



"Oh alma mía, siempre encontrarás en el Santísimo Sacramento, un gran consuelo y deleite, y una vez que hayas empezado a disfrutarlo, no habrá pruebas, persecuciones y dificultades que no puedas soportar". 

“El que quiera pida pan ordinario, por mi parte, oh Padre Eterno, pido que se me permita recibir el Pan celestial con tales disposiciones que, si no tengo la felicidad de contemplar a Jesús con los ojos de mi cuerpo, al menos puedo contemplarlo con los ojos de mi alma. Este es el pan que contiene toda la dulzura y el deleite, y sostiene nuestra vida.”





St. Teresa de Jesús-(Camino de Perfección)
*Hostia sagrada vista a través del velo del rostro sagrado de Manoppello, Italia.
Lunes 15 de Octubre del 2018

AMARME ES COMPARTIR TODO CONMIGO

Amarme es desearme, desear mi intensidad en el mundo, la venida de mi reino, la extensión de mi luz, de mi verdad, de mi bondad. Ser apasionado por Mí, y celoso por Mi gloria. Amarme es compartir mis preocupaciones, mis deseos y mis sueños. "He venido a arrojar fuego sobre la tierra y, ¡oh!, cómo he deseado que estuviera ardiendo" "He venido para que tengan vida y la tengan en abundancia". "He venido a dar testimonio de la verdad... que puedan ser uno como mi Padre y Yo somos uno".

Amarme es olvidar tus propios intereses para compartir los míos. Es preferirme a Mí en el momento de las pequeñas o grandes decisiones. Es, en la medida de lo posible, estar unido a Mí, si no es por el recogimiento consciente, al menos por un deseo habitual de ser Yo recordado.

Amarme es entregarte a Mí, mientras me permites hacer uso para orar con tu oración, hablar con tu voz, amar con tu corazón y entregarme a los demás con tu devoción.

Amarme es ser consciente de mi presencia, mirarme con los ojos de la fe, escuchar mis palabras interiores. Estoy siempre listo para hablar contigo. Feliz el que sabe reconocer mi mensaje; oleadas de mi amor surgirán en su alma.

Amarme es vivir íntimamente conmigo, y por esa comunión de alma imbuir en el secreto del amor, del amor con el que amo a las almas, a todos los que te entrego para amar. Manifiesto un constante estado de caridad. Feliz el que comparte Mi amor, que envía chispas para encender el fuego en muchos corazones.

Amarme es sacrificar tu comodidad para mi servicio y completar en tu carne lo que le falta a mi pasión, a mi cuerpo, que es la Iglesia. Estoy en estado de oblación; feliz el que se ofrece a Mí: me permite llevar a la madurez, por el bien de la humanidad, los frutos de Mi redención.

Amarme es rezar con un intenso deseo por lo que uno ora. No es necesario que la oración, que es un hambre y sed constante por Mí, un deseo febril por Mí, se exprese formalmente. Siempre estoy en un estado de oración. Feliz el que se une conmigo en mi oración; envía corrientes de gracias para el y para todo el mundo.

Hija mía, te amo infinitamente más, infinitamente mejor de lo que te amas a ti misma. Te he preferido a ti, incluso más que a Mí mismo. Que no haya nada entre tú y Yo, que Yo pueda estar antes que nada entre tú y todo lo demás.



"Una Hora con Jesús"  (Gaston Courtois)
Domingo 07 de Octubre del 2018

MANTENIENDO EL FUEGO





'Durante el día, haz frecuentes ofrendas de ti mismo a Dios...diciendo: aquí estoy Señor, haz conmigo lo que quieras. Dime qué quieres que haga por ti, Y lo haré todo.

Repite, tan a menudo como puedas, actos de amor por Dios.

Santa Teresa solía decir que los actos de amor son como la madera manteniendo el fuego del amor divino encendido en nuestros corazones...

Si caes en algún pecado, humillate al momento. Cuando te pasa algo que no te agrada, ofrécelo a Dios inmediatamente por un acto de conformidad con su santa voluntad.

Adquiere el hábito de siempre repetir
en circunstancias adversas las palabras:
Tal es la voluntad de Dios y tal también es mía '





San Alfonso de Liguori
Viernes 05 de Octubre del 2018








MI ÁNGEL GUARDIÁN MI AMIGO FIEL


Tengo un amigo muy extraordinario. Él es fiel. Nunca me ha dejado solo.

Es inteligente, deslumbrante. Solo tiene que mirar una cosa, y la comprende completamente.

Él es bello. No hay palabras que describan la juventud de su rostro; es fresco como el rocío de la mañana, y en sus ojos, como en los estanques de cristal, se ven reflejos del cielo.

Él es fuerte. Nada es demasiado pesado para él. Nada lo cansa. Nada puede resistir su poder.

Él es amable, inmutable, pacífico. Y donde quiera que vaya, deja un rastro de serenidad y de alegría.

Él está agradecido por las más pequeñas palabras y gestos. Y lo recuerda absolutamente todo. Ha ocurrido, y muchas veces, me temo, que lo he hecho llorar. Oh, sí, él llora, pero también perdona, y muy rápido. Y él nunca guarda rencor.

Él es un médico también. ¡Y qué médico! Él trata y sana tanto el cuerpo como el alma. 

Es un psicoterapeuta brillante. Él escucha todos mis lamentables cuentos. Me da los consejos más sabios. Me consuela y me pone de nuevo en pie. Me muestra el camino a seguir. Y él me resguarda de la desesperación y de la misericordia de Dios.

Él es mi defensor, siempre tomando mi causa y suplicando mi defensa. Él habla así en mi favor, y cuando lo hace, su elocuencia es angelical.

Mientras duermo, él vigila. Mientras vigilo, él vigila conmigo. Si tengo que viajar, él siempre va conmigo. (No tiene miedo a volar.)

Su mayor alegría, tal vez ya lo haya adivinado, es cuando me acompaña al altar para ofrecer el Santo Sacrificio. Allí se vuelve absolutamente radiante. Se pone de pie, como un diácono, a mi lado. Está completamente en guardia en la liturgia de la Iglesia, y lo sabe hacer desde adentro hacia afuera. Canta con comprensión, se inclina profundamente, me enseña cómo debo conducirme ante la presencia del Dios Santo Tres veces.

En el momento de la Consagración, se vuelve todo luminoso: hermoso con una belleza indescriptible. Lo siento temblar de alegría a mi lado. Y entonces se vuelve absolutamente silencioso; Se vuelve como una llama de adoración. En este momento nunca está solo. Todos sus hermanos llegan y, a veces, solo a veces, uno siente, pero muy ligeramente, el movimiento silencioso de las alas de la luz. Llegan, todos juntos, para rodear el altar y luego, adoran, adoran, adoran.

Para él la misa nunca es demasiado larga. La Santa Misa es lo que más ama en esta tierra nuestra: la Santa Misa, y luego la adoración del Santísimo Sacramento. Él siempre me está dirigiendo hacia el tabernáculo.

Oh, y una cosa mas. Está fenomenalmente enamorado de mi Madre, la Santísima Virgen María. Ella siempre la llama su reina y su soberana. A menudo me recuerda que Jesús, desde la cima de la Cruz, dijo no a un ángel, sino a un hombre: “He aquí a tu madre”. Cuando oro a Santa María, exhala el perfume más hermoso: una fragancia de pureza, humildad. y amor.

Así que ahí lo tienen: un pequeño retrato de mi amigo. Cada uno de ustedes tiene uno como él. Amad a estos amigos celestiales nuestros, honrarlos y consultalos; y, hoy, da gracias al Padre por habérnoslos dado.




Fiesta de los Ángeles Guardianes.
Martes 02 de Octubre del 2018

¡EN EL NOMBRE DE JESÚS!

"No busquéis vanamente la paz y el bienestar en cosas y lugares equivocados. No dejéis que vuestros corazones se endurezcan amando la vanidad. Invocad el nombre de Jesús. Recibidlo a Él en vuestro corazón. Solo en el nombre de Jesús, experimentaréis el verdadero bienestar y la verdadera paz en vuestro corazón. Solamente así conoceréis el amor de Dios y lo difundiréis."

Jesús, en tu Nombre lo puedo todo - confio en tu Nombre
Jesús, - confío en Ti - ¡siempre confiaré en Ti!

En tu Nombre - se someten los demonios.
En tu Nombre - se sanan las enfermedades.
En tu Nombre - ¡todo es posible!

Tú estás vivo - tú estás a mi lado - ¡nada puedo temer!

Gracias, Señor - porque nunca me abandonas.
Gracias, Dios todopoderoso - siempre me cuidas
gracias, Amigo fiel - roca y seguridad de mi vida.



Domingo, 30 de Septiembre del 2018

ERES MI ÚNICO ANHELO

Esperarte es el único anhelo y significado de mi Mañana, y del día después de Mañana.

La hierba espera el rocío y no se encuentra desanimada. La montaña espera el trueno, y no se desanima.

No te quejes contra el Cielo porque no cumple todas tus esperanzas. Quéjate más bien contra ti mismo, porque no sabes como esperar. El cielo no cumple las esperanzas, sino la esperanza. La esperanza más sublime y constante que el Cielo siempre cumple. No te quejes contra el cielo porque no ves los beneficios para tu familia, tus trabajos y no participa en tus intrigas contra los demás. El cielo es perspicaz y misericordioso. Es sabio para cualquier cosa buena en cualquier labor, y es misericordioso con tu enfermedad, siempre que la buena voluntad le acompañe.

Mi esperanza no es un indicio sino la certeza de que vendrás. Prometiste, y llevo el sello de Tu promesa en mi alma. Si aún no has venido, no es tu culpa, sino mía. Eres tierno y compasivo, y no querrías hacerme avergonzarme de mi falta de preparación. Por lo tanto, te acercas lentamente y continuamente anuncias Tu venida.

Mi esperanza no tiene socios. Me he expulsado de mi mismo y de todas las demás esperanzas como prueba de que son solo impostores. Y ahora en su lugar solo brota una sola esperanza, que te espera.




(Oraciones para el Lago)
Miércoles 26 de Septiembre del 2018

AMOR SILENCIOSO

El amor silencioso, que arde sin ser consumido y no dice nada, es el amor más grande. Si permanecemos silenciosos mientras lo buscamos, a Dios le complace escuchar esta disponibilidad. ¿Cuál es el silencio que Dios quiere escuchar? ¿Cuál es la voz y la música que agradan a Dios? Es amor silencioso que no dice nada y permite. Es como la ofrenda y el humo del incienso que se levanta ante Dios, junto con las oraciones de los santos.



Cardenal Sarah
Sábado 22 de Septiembre del 2018

TU CRUZ ES MI MAYOR CONSUELO

Cuando estés solo en tu habitación, toma tu crucifijo, besa sus cinco heridas reverentemente, y dile que te predique un pequeño sermón, y luego escucha las palabras de la vida eterna que Él habla a tu corazón; escucha la súplica de las espinas, las uñas, la sangre preciosa. ¡Oh, qué sermón más elocuente!





La Exaltación de La Santa Cruz
San Pablo de la Cruz
Viernes 14 de Septiembre del 2018                                                  

ACEPTA MI CORAZÓN COMO UN ALTAR

Te ofrezco mi corazón, Señor. Incendiado por el pensamiento de mi Cruz, permite que se consuma por amor a Ti...

Oh Jesús, mi amor, que mi corazón se consuma en amarte; hazme humilde y santo; dame simplicidad infantil; transfórmame en tu santo amor. Oh Jesús, vida de mi vida, alegría de mi alma, Dios de mi corazón, acepta mi corazón como un altar, en el cual te sacrificaré el oro de ardiente caridad, el incienso de la oración continua, humilde y ferviente, y ¡la mirra de la mortificación constante! Amén.




San Pablo de la Cruz
Lunes 10 de Septiembre, del 2018

EL SILENCIO DE MARÍA Y LA HOSTIA ( #2 PARTE )

Es cierto que la oración del Rosario es una iniciación en el silencio de María. A través del Rosario se entra en el silencio de María y se descubre el poder de las cuentas para aquietar los pensamientos, calmar la imaginación y encerrar en silencio todos los sentidos. Los hermanos a veces vienen a decirme que tan pronto como se ponen a rezar son asaltados por pensamientos inquietantes. Este tipo de cosas no es raro cuando un hombre va ante el Santísimo Sacramento. Tan pronto resuelva adorar; apenas ingresa a la presencia de la Hostia, los pensamientos no deseados le llenan la cabeza, lo que le hace desear correr hacia la puerta y hacer algo, cualquier cosa, para dominar el estrépito interno. Aquí es donde el Rosario puede ser una gran ayuda. Apruebo de corazón las cuentas del Rosario ante el Santísimo Sacramento: la repetición de las palabras, "y bendito es el fruto de Tu vientre, Jesús" puede silenciar de manera más efectiva los pensamientos no deseados y sostener la adoración de uno. La distinción que algunos autores hacen entre la llamada "oración vocal" y "oración silenciosa" es artificial y no muy útil. La oración silenciosa debe estar anclada en alguna forma de palabras, no sea que nuestras mentes vaguen en soñar despiertos o sufran la invasión de las legiones extranjeras de nuestros pensamientos.

El Rosario puede ser para "campeones", como para personas comunes como tú y como yo, un punto de entrada en el silencio de María, en la oración de María, en la gracia de María. Un monje nunca debería estar sin sus cuentas. Los monjes orientales usan su cuerda de oración envuelta alrededor de la muñeca o la sostienen continuamente; lo llaman la espada del Espíritu porque es el arma más preciosa del monje en el combate espiritual. La cuerda de oración de Occidente es el rosario. Está comprobado que San Serafín de Sarov (1759-1833) rezó una forma del Rosario; lo llamó la Regla de los Theotokos, y afirmó que Nuestra Señora misma se lo dio a un monje de Egipto en el siglo VIII. El santo Nuevo Mártir Obispo San Serafín (Zvezdinsky) de Dmitrov, asesinado por los bolcheviques en 1937, rezó diariamente quince décadas de la Salutación Angélica, cada una comenzando con un Padre Nuestro, mientras meditaba en quince misterios de la Madre de Dios extraídos de los Evangelios y la liturgia Para él, la Regla de los Theotokos, o el Rosario diario, era una fuente de fortaleza y consuelo en el sufrimiento. Conocí a monjes para quienes el rosario no era solo la espada del Espíritu, sino también un salvavidas. Muchos monjes se han salvado del naufragio espiritual porque en la peor de las tormentas se aferraron a su rosario hasta que, como dice el salmo, "las tormentas de destrucción pasaron junto a él" (Salmos 56: 2). Lo que queda después de la tempestad es el silencio de María.

El silencio de María nos lleva al silencio de la Hostia. De este silencio de la Hostia, te he hablado antes. Los amigos y los amantes se hablan unos a otros para expresar lo que tienen en sus corazones; una vez que estas cosas han sido expresadas, es suficiente que permanezcan unidas la una con la otra en el silencio que es la expresión más perfecta de su amor. Muchas almas temen el silencio en el que Nuestro Señor los guiaría si tan solo lo dejaran. El miedo es lo que hace que las almas se escondan detrás de un aluvión de palabras y conceptos. El deseo de nuestro Señor es unirnos directamente a Él por medio de la fe, la esperanza y especialmente del amor. Las virtudes teologales no requieren palabras. Las palabras, de hecho, pueden impedir la expresión pura de las virtudes teologales en una oración que busca elevarse por encima de ellas.

Hay, por supuesto, momentos en que las palabras son útiles y necesarias para la debilidad humana y para la necesidad de tranquilizarnos con el amor de Nuestro Señor, pero al final, el silencio es la expresión más pura del amor de Nuestro Señor por nosotros y por nuestra amor por él Poco a poco, Nuestro Señor se dispone a llevar a una persona al silencio del amor unitivo. Las palabras permanecen hasta cierto punto necesarias, pero ocupan un lugar relativo en la adoración. El silencio, después de un rato, ya no provoca una especie de pánico. Uno comienza a encontrar satisfacción en el silencio de la Hostia.

El deseo de nuestro Señor es que tú y yo, sin forzar o intentar hacer que algo suceda, imitemos a San Juan, el discípulo amado, descansando nuestras cabezas— ruidosas, tan llenas de pensamientos, preocupaciones, temores y palabras —sobre su Sagrado Corazón. Allí aprenderemos a encontrar la paz y la felicidad perfecta escuchando únicamente el ritmo eterno constante del latido del corazón divino. No es la duración de estos momentos lo que importa sino, más bien, la intensidad del amor divino que los llena. El hombre que ha aprendido a descansar en sinu Jesu , en el Corazón de Jesús, descubrirá un día que ha entrado por completo en el silencio de la Hostia, y que el silencio de la Hostia ha entrado en él, al igual que el silencio de María.




Vultus Christi 
Cardenal Sarah (El Poder del Silencio)
Lunes 03 de Septiembre, del 2018

EL SILENCIO DE MARÍA Y LA HOSTIA ( #1 PARTE )

En el momento presente, el mundo necesita mucho silencio y oración. Lo que los hombres no han podido lograr, corregir o restaurar, Dios puede lograrlo, corregirlo y restaurarlo mediante la acción secreta de su gracia, incluso en unas pocas almas totalmente abandonadas a Él en oración. El alma que permite ser reparada al permanecer calladamente en la presencia del Cordero, se convierte en el punto de entrada de una poderosa gracia de reparación para toda la Iglesia y, especialmente, para los miembros más rotos y enfermos del Cuerpo de Cristo. El remedio para las heridas de la Iglesia en cada lugar es una profunda humildad, un silencio de adoración ante la Hostia y una oración de reparación.

Un alma víctima que permanece humilde y silenciosamente ante la Hostia hace más bien que mil cruzados militantes. El poder del silencio, en la hora presente del combate espiritual cósmico, es el brazo más poderoso de la Iglesia. 

Un monje es un hombre llamado al silencio de María y al silencio de la Hostia. Pero no solo los monjes o monjas están llamados al silencio, sino también todo aquel que quiera descubrir tan preciado tesoro en los brazos de María, contemplando a su Hijo.

"Decía San Benito, que si a veces debemos abstenernos incluso de las buenas palabras por el bien del silencio, cuánto más debemos abstenernos de las malas palabras, a causa del castigo debido al pecado".
              

El silencio benedictino comienza muy humildemente. Un novicio debe aprender a guardar silencio antes de poder amarlo.

Un novicio debe aprender a contener su discurso y a controlar su impulso de haberlo aguantado. Algunos monjes, fueron grandes conversadores antes de entrar a un monasterio. Otros son, por naturaleza, más taciturnos; esto no quiere decir que esos hombres taciturnos no mantengan conversaciones en sus cabezas. El hombre ansioso por soltar cualquier pensamiento que se le ocurra debe aprender a guardar también silencio. El hombre acostumbrado a mantener todo adentro debe aprender otro tipo de silencio. Todo hombre que ingresa a un monasterio debe adaptarse al silencio que a ciertas horas y en ciertos lugares es inviolable. Esta práctica ascética del silencio es solo el comienzo. Pero todavía no es el silencio de María y de la Hostia.

Un novicio debe aprender a moverse en silencio y a hacer cosas sin hacer ruido. El silencio de la acción no es fácil para todos. Hay una forma monástica de caminar en silencio, de cerrar puertas y contraventanas silenciosamente, de colocar un libro en silencio, de colocar la mesa en el refectorio en silencio y de poner el coro en silencio. Este silencio de acción es también el comienzo. Pero todavía no es el silencio de María y de la Hostia.

Hay hermanos que, en el mundo, prosperaron estimulando la conversación, el debate y el intercambio animado. Otros hermanos encontraron su salida en el uso de las redes sociales; el clic tranquilo, clic y clic del teclado de la computadora le da a uno acceso a un mundo de ruido. El dedo en el teclado puede ser tan perjudicial para un monje como la lengua que menea. (no sólo para el monje) Es necesario que un novicio rompa con cualquier dependencia de los dispositivos electrónicos de comunicación y las redes sociales. Esta renuncia al ruido mediático es aún un mero comienzo. Pero todavía no es el silencio de María y de la Hostia.

Cuando un novicio ha comenzado a practicar todas estas formas ascéticas de silencio — y esto puede tomar meses o, en algunos casos, años — comenzará a desear un silencio más profundo. Este silencio más profundo es a la vez el fruto y la condición de escuchar la Palabra de Dios. ¿Nunca has notado cómo la Palabra de Dios produce silencio dentro de ti? Estoy pensando en el silencio que sigue de cerca a un canto bien–ejecutado en el coro o el silencio que corona cada Hora del Oficio Divino. Tal silencio es, incluso cuando se experimenta fugazmente, el comienzo de una participación en el silencio de María.

Pero María guardaba todas estas palabras, reflexionándolas en su corazón. (Lucas 2:19) Y su madre guardaba todas estas cosas en su corazón. (Lucas 2:51)

San Juan nos muestra a Nuestra Señora en silencio al pie de la Cruz; incluso cuando Jesús se dirige a ella desde la Cruz, ella permanece en silencio. Es suficiente para ella recibir Su palabra en su Corazón materno atravesado por una espada de dolor. El silencio de María al pie de la Cruz era la expresión más pura de su compasión; fue su participación real en la inmolación del Cordero. San Lucas no nos dice nada sobre el silencio de Nuestra Señora después de la Ascensión de su Hijo. Sin embargo, nos dice que en el Cenáculo la Madre de Jesús perseveró en oración. Si Nuestra Señora hubiera usado en el Cenáculo alguna forma memorable de palabras, creo que el Evangelista que fielmente transmitió las palabras de su Magníficat habría conservado para nosotros las palabras de cualquier oración que surgiera de su corazón. En cambio, con la seguridad de un hábil artista literario, San Lucas evoca solo el silencio de María. 


Continuará...



Vultus Christi (Regla de St. Benito)
Cardenal Sarah (El Poder del Silencio)
Domingo 26 de Agosto, del 2018

ADORACIÓN: HORNO ARDIENTE DE AMOR

La práctica de la adoración no es difícil. Es una apacible permanencia en Mi presencia, un descanso en el resplandor de Mi Rostro Eucarístico, una cercanía a Mi Corazón Eucarístico. Las palabras, aunque a veces útiles, no son necesarias, ni lo son los pensamientos. Lo que busco de alguien que me adore en espíritu y en verdad es un corazón encendido de amor, un corazón satisfecho de permanecer en Mi presencia, silencioso y quieto, comprometido solo en el acto de amarme y de recibir Mi amor. Aunque esto no es difícil, es, al mismo tiempo, Mi propio regalo para el alma que lo solicita. Pide, entonces, por el don de la adoración.

La adoración es una oración austera porque descansa solo en la fe. Por la fe se eleva la llama pura de la esperanza, y de la llama de la esperanza, enciendo en el alma una gran conflagración de caridad, es decir, una comunicación al alma del fuego que arde en Mi Corazón Eucarístico. El fuego del amor divino no destruye lo que creé: un alma moldeada a Mi imagen y semejanza. Purifica esa alma y quema solo lo que es incompatible con Mi infinita santidad y con la pureza de Mi Esencia. El alma, sin embargo, no es aniquilada. El alma permanece, incluso en medio de las llamas purificadoras del amor divino, plenamente capaz de creer, de esperar y de amarme.

La adoración es un horno de amor. El alma llamada a una vida de adoración debe esperar sufrir la intensidad del horno ardiente y la remodelación de todo lo que se deforma en ella en la forja de Mi voluntad divina. Para que esto suceda, es suficiente que el alma se ofrezca a Mi amor, y permanezca humilde, pacífica y callada mientras yo la purifico y la transformo en Mi presencia. ¡Si solo las almas supieran el poder de purificar y transformar que emana de Mis tabernáculos!





In Sinu Jesu (Diario de un Sacerdote en la oración)
Sábado 18 de Agosto, del 2018

DEJA QUE TUS OJOS HABLEN

Amadas almas, en el sufrimiento y en la alegría, ir a Jesús escondido en la Sagrada Hostia y dejar que la dulzura de su amorosa mirada les llene. Como los enfermos que exponen sus cuerpos enfermos a los rayos curativos del sol, expongan sus miserias, sin importar lo que sean, a los rayos de luz que fluyen de la Sagrada Hostia.

¿Por qué diluir tu amor en un flujo incesante de palabras? ¿Por qué destruir el encanto de las íntimas comuniones con Él mediante la locuacidad infantil? ¡Que el silencio de la Eucaristía te enseñe a recordar en silencio! Pero, mientras tus labios estén quietos, deja que tus ojos hablen. Sí, díselo todo a Jesús con una larga mirada llena de adoración, amor y súplica. Pon toda tu ternura en esa mirada, todos tus deseos, tus penas, tus desilusiones, en una palabra, toda tu alma. Revitaliza tu fe y busca los ojos de Jesús a través de los velos eucarísticos. Que su mirada y la tuya se encuentren, se unan, y formen juntos una misma luz y el mismo fuego de amor. ¿Por qué buscas más? Pídele solo que se digne verte. Cuéntale con total confianza: "Mírame y ten misericordia de mí" (Sal 118, 132). Recordando que, tan pronto como Jesús miró a ese joven que se acercó a Él, lo amó. No temas decirle tú también a Él: "¡Mírame y... ámame!"





(La Sagrada Eucaristía: José Guadalupe Trevino)
Viernes 10 de Agosto, del 2018

TE QUIERO A TI

Hija mía, te necesito, necesito tus trabajos, tu fatiga, tus oraciones, tus penitencias, sí, y tus alegrías también. Vivid en un estado de oblación. Necesito toda tu vida.

Hay tanto que hacer para aplicar a cada generación los frutos de Mi vida y Mi muerte. . . Hay tanto que hacer para vencer los obstáculos en el camino, sin violar las voluntades. . . Hay tanto que hacer para crear esa actitud en las almas que los hará ansiosos por responder "sí" a Mi apelación. . 

Lo que me concierne sobre todo es esto: ser servido, tanto como Mi corazón lo desee, por almas que se han entregado a Mí, para que pueda purificar, fortalecer, santificar a toda la humanidad.

Si tan solo pudieras entender el valor de las almas, el valor de una sola alma. . . Cada alma tiene su lugar en Mi corazón. Cada uno es amado por algo único que le he dado, y no me consuela cuando un alma me falla, siempre y cuando haya una esperanza de que se arrepienta. Para mí, las noventa y nueve ovejas fieles no toman el lugar de la que se ha desviado. Cada alma es para Mí un tesoro incomparable.

Tu misión en el dominio complejo e invisible del Cuerpo Místico eres tú misma, y nadie puede reemplazarte con precisión. Lo bueno que deberías haber hecho y lo que no has hecho permanecerá deshecho eternamente. Te tomé en serio, y no es una cuestión leve que te haya elegido.

Déjame hacerte uso de lo que intento. Se flexible. No suprimo la iniciativa, todo lo contrario. Permite que tu servicio actué por motivos sobrenaturales, y todo lo que emprendas servirá eficazmente.

No hay nada en ti que no pueda ser útil para Mí si lo haces, pero hazlo con verdadero espíritu de servicio. Todo lo que penetra por amor es útil.
Cuántas veces te he esperado para mí mismo. . . para otros . . . Todo lo que se hace aparte de Mí y Mi amor, es un desperdicio.

Ten una devoción al momento presente. Solo de esa manera me puedes servir verdaderamente. El pasado no es más; el futuro no está aquí todavía El único instante que posees y en el que puedes contar realmente es el momento presente real. Aprovecha al máximo el momento que tengas.

No tienes nada que perder al olvidarte de ti misma. Cuanto más trabajes para Mí en almas, más te recompensaré en esta tierra y más encontrarás tu verdadero lugar en Mi Corazón en la plena expansión de la naturaleza y de la gracia, mientras, esperas el día en que comprenderás en el esplendor de la gloria, la razón de todas las cosas.

Cuanto más te mantengas en segundo plano, cuanto más discreta seas, contenta de darme a conocer sin pretender convencer a las almas, más las atraeré y actuaré en ellas.
Cuanto más te propongas y trates de imponer a los demás tus gustos, tus deseos, tus métodos, tus ideas, más frustrarás Mi trabajo y Mi gracia.

Practica hablarle a la gente como si fueras inferior.

Yo, tu Dios, me puse de rodillas para lavar los pies de Mis discípulos. ¿Entonces tú humillas tu alma cuando te aconsejas o incluso cuando reprendes las almas? Eso será fácil si tu fe fuera lo suficientemente perceptiva como para contactarme en cada uno.

Es el orgullo inconsciente el que arruina la mayor parte del trabajo de Mis apóstoles. Eso hace que incluso el celo más ardiente se extravíe, a veces haciendo que opere en un sentido bastante contrario a lo previsto.

Nunca les he mostrado a los pecadores ni a las pobres almas enfermas una actitud condescendiente o superior. En espíritu, de rodillas los he escuchado y los he curado, y sin embargo soy Dios.

Ten esto en cuenta: lo que más quiero particularmente eres Tú, no tus obras. No es el trabajo que haces lo más importante, sino lo que me dejas hacer a través de ti.

Es fácil trabajar vigorosamente ante el público. Es muy difícil dar un paso atrás y dejarme actuar.

No impongo nada. Yo espero.

Si el trabajo te sobrecarga, es porque me has descuidado.





Gaston Curtis "Una hora con Jesús"
Sábado, 04 de Agosto del 2018

EL AROMA DE TU AMOR

"Hay cosas que si se exponen al aire pierden su perfume, y hay sentimientos del alma que no pueden traducirse al lenguaje de la tierra sin que pierdan su sentido íntimo y celestial."




Santa Teresita de Liseux
Agosto, 01 del 2018

TOMA, SEÑOR Y RECIBE

Toma Señor, y recibe
toda mi libertad, mi memoria,
mi entendimiento, y toda mi voluntad.
todo lo que soy, todo lo que poseo.
Tú me lo diste; a tí, Señor, lo torno.
Todo es Tuyo.
Dispón de mi según Tu voluntad.
Dame tu amor y gracia,
que eso me baste.



Oración de San Ignacio de Loyola 
*(fiesta 31 de Julio)
Lunes, 30 de Julio del 2018

CAPILLAS DE ADORACIÓN

"Las capillas de adoración no son meros refugios para los devotos. Son centros radiantes y apasionados de una intensa actividad divina que va más allá de los muros del lugar donde soy adorado para penetrar casas, escuelas y hospitales, para llegar incluso a aquellos lugares oscuros y fríos en donde las almas están esclavizadas a Satanás, para penetrar en los corazones, sanar a los enfermos, y llamar a casa a aquellos que se han apartado de Mí".



En Sinu Jesu (Diario de un Sacerdote en la oración)
Sábado, 28 de Julio del 2018

UN AMOR DOLOROSO

Nuestro dulce Jesús ha traspasado tu corazón tan profundamente con las espinas de Sus dolores que dirás en adelante: ¡sufrir y no morir! o bien: ¡sufrir o morir! o mejor aún: ni sufrir ni morir, sino sumisión total al buen placer de Dios. El amor tiene una cualidad unitiva y hace propios los sufrimientos de la persona amada.

Cuanto más Cristo tome posesión de tu corazón, cuanto más buscarás ofrecerte a tu Amado y desearás apartarte y purificarte de todo lo que te interponga en esa unión. En esto, buscarás hacer tuyos los sufrimientos del Amado y sumergirte en el horno de su amor a través de las cruces que soportas. Encontraras alegría en tu dolor porque se llenará cada vez más con la presencia de Cristo. Deja que el Amado se convierta en todo para ti y no temas perderte completamente en Él o experimentar tu nada. Al mismo tiempo, recuerda, este amor debe mantenerse oculto, como lo son todas las cosas
delicadas e íntimas.

Persiste en el estudio de tu nada y sé fiel en la práctica de la virtud, sobre todo en la imitación de nuestro dulce Salvador en Su paciencia, porque este es el punto cardinal del amor puro. Nunca descuides ofrecerte como un holocausto a la infinita bondad de Dios. Este sacrificio debe hacerse en el fuego de la caridad divina; enciéndele con un ramo de mirra, es decir, con los sufrimientos de tu Salvador. Todo esto debe hacerse a puertas cerradas, estando separado y solo, en fe pura y simple.






San Pablo de la Cruz
Martes, 24 de Julio del 2018

SÓLO DIOS

Bendita locura de Cristo que convierte las lágrimas en perlas y nos hace amar la cruz. Entonces sí que hay alegría; la alegría del que sólo vive para Dios, del que sólo en Dios confía, del que sólo en Dios espera. Y esa alegría no es ruidosa; es la alegría serena del alma que apenas vive en la tierra; que del mundo nada espera. Es la alegría del que vive para Cristo, del que sueña con María, y entonces, querido hermano..., ¿qué quieres que te diga?, yo no sé hablar y menos escribir.

Sólo Dios, sólo Dios... No busques otra cosa, y ya verás cómo al verte en el séquito de Jesús en los campos de Galilea, tu alma se inunda de algo que yo no te sé explicar.

Ya verás cómo no te acuerdas ni de tus penas y alegrías, ni de ti mismo te ocupas, y verás cómo también se te pega la locura. Ni te importará el andar al sol, ni el dormir al pleno sereno... ¡Es tan dulce Jesús! ¡Se está tan bien en su compañía!

No importará que el camino sea duro, ni áspero, ni largo..., va Jesús delante; no miraremos dónde ponemos los pies..., es Jesús el que guía. Callaremos cuando él hable, y guardaremos en silencio sus palabras...

Seguiremos, lo mismo de noche que de día, ebrios, locos de alegría, sin escuchar al mundo, sin comer, sin dormir, sin nada. Sólo Dios..., sólo Dios gritará con berridos nuestro corazón, ya que los labios no pueden abrirse para gritar por calles y plazas el nombre de Jesús, las maravillas de Dios, su grandeza, su misericordia..., su amor.

Y así en silencio, iremos pasando por este mundo que dice que es cristiano y no sigue a Cristo. Pondremos lo que los demás no ponen. Le amaremos como nadie, y si alguien te pregunta por tu salud, por tus cruces o tus consuelos; si alguien te pregunta algo de ti mismo, puedas contestarles: No sé, amo tanto a Jesús, que para ocuparme de eso, no tengo tiempo. Entonces sí que la has hecho..., tu locura es completa.





San Rafael Arnáiz
Viernes, 20 de Julio del 2018

TU MISERICORDIA


"Cómo me gustaría mostrarte el hermoso horizonte infinito más allá de la creación que experimento y contemplo". Amo a Dios ahora mil veces más que antes... Él revela y se da a conocer a las almas que realmente buscan conocerlo y amarlo. Todo en la tierra... parece encogerse, perder valor ante la Divinidad que, como un Sol infinito, continúa brillando sobre mi alma miserable con sus rayos ".




Miércoles, 18 de Julio del 2018